ZIAGEN Comprimidos

GLAXOSMITHKLINE

Abacavir

Antiinfecciosos de Uso Sistémico : Antivirales

Composición: Cada comprimido contiene: Abacavir 300 mg (como Abacavir sulfato). Forma farmacéutica: comprimidos recubiertos. Lista de excipientes: Núcleo: Celulosa Microcristalina; Glicolato Sódico de Almidón; Estearato de Magnesio; Sílice Coloidal Anhidra. Recubrimiento: Triacetina; Hipromelosa; Dióxido de Titanio; Polisorbato 80; Oxido de Hierro Amarillo.
Indicaciones: Ziagen está indicado en terapia de combinación antirretroviral para el tratamiento de la infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en adultos y niños.
Posología: Adultos mayores de 18 años de edad: la dosis recomendada de Ziagen es de 600 mg al día. Esta puede administrarse ya sea como 300 mg (1 comprimido) 2 veces al día o 600 mg (2 comprimidos) 1 vez al día. Adolescentes entre 12 y 17 años: la dosis recomendada es de 300 mg (1 comprimido) 2 veces al día. Niños a partir de los 3 meses hasta los 12 años de edad: la dosis recomendada es de 8 mg/kg 2 veces al día hasta un máximo de 600 mg al día. Niños menores de 3 meses: la información disponible sobre el uso de Ziagen en este grupo de edad es muy limitada. Ziagen puede tomarse con o sin alimentos. Ziagen se presenta como una solución oral para uso en niños y para los pacientes en quienes los comprimidos sean inapropiados. La terapia debe ser iniciada por un médico con experiencia en el manejo de la infección por VIH. Insuficiencia renal: no se requiere ajustar la dosis de Ziagen para los pacientes con insuficiencia renal. Insuficiencia hepática: el abacavir se metaboliza principalmente en el hígado. La dosis recomendada de Ziagen en los pacientes con insuficiencia hepática leve (puntuación de Child-Pugh 5-6) es de 200 mg 2 veces al día. Para permitir la reducción de la dosis, debe usarse Ziagen solución oral para el tratamiento de estos pacientes. Ziagen está contraindicado en los pacientes con insuficiencia hepática moderada o severa, pues su farmacocinética no ha sido estudiada en estos grupos de pacientes.
Efectos Colaterales: Hipersensibilidad (ver también Advertencias): En estudios clínicos, aproximadamente un 5% de los sujetos que recibieron Ziagen desarrolló alguna reacción de hipersensibilidad, la cual rara vez tuvo desenlaces fatales. Esta reacción se caracteriza por la aparición de síntomas que indican una afectación de varios órganos/sistemas corporales. Casi todos los pacientes que desarrollan reacciones de hipersensibilidad presentarán fiebre o exantema (usualmente maculopapuloso o urticarial), o ambas cosas, como parte del síndrome, aunque se han producido reacciones que no involucran exantema ni fiebre. Los síntomas pueden presentarse en cualquier momento mientras se recibe tratamiento con Ziagen, pero de ordinario aparecen dentro de las primeras 6 semanas posteriores a la iniciación del tratamiento (mediana de tiempo a 11 días de iniciación). Más adelante se listan los signos y síntomas de esta reacción de hipersensibilidad. Aquellos que fueron comunicados como reacción de hipersensibilidad, por cuando menos un 10% de los pacientes, se presentan como texto en negritas. Cutáneos: Exantema (usualmente maculopapuloso o urticarial). Vías gastrointestinales: Náuseas, vómito, diarrea, dolor abdominal, ulceración de la boca. Vías respiratorias: Disnea, tos, odinofagia, síndrome de distress respiratorio del adulto (SDRA), insuficiencia respiratoria. Varios: Fiebre, fatiga, malestar general, edema, linfadenopatía, hipotensión, conjuntivitis, anafilaxia. Neurológicos/psiquiátricos: Cefalea, parestesia. Hematológicos: Linfopenia. Hígado/páncreas: Pruebas de función hepática elevada, insuficiencia hepática. Musculoesqueléticos: Mialgia, en raras ocasiones miólisis, artralgia, niveles elevados de cratinfosfoquinasa. Renal: Niveles elevados de creatinina, insuficiencia renal. En algunos pacientes con hipersensibilidad se pensó inicialmente que presentaban enfermedades respiratorias (neumonía, bronquitis, faringitis), afecciones similares a la gripe, gastroenteritis o reacciones a otros medicamentos. Esta demora en el diagnóstico de hipersensibilidad ha dado lugar a la continuación o a la reintroducción de la terapia con Ziagen, lo que ha ocasionado que se presente una reacción de hipersensibilidad de grado más severo, o incluso la muerte. Por tanto, se debe considerar cuidadosamente realizar un diagnóstico en cuanto a reacciones de hipersensibilidad en aquellos pacientes que se presentan con síntomas de estas enfermedades. Si no es posible descartar una reacción de hipersensibilidad, no debe reiniciarse la terapia con Ziagen, ni con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Kivexa, Trizivir). Los síntomas relacionados con esta reacción de hipersensibilidad empeoran si se continúa con la terapia, pero de ordinario se resuelven al suspender la terapia con Ziagen. La restauración de la terapia con Ziagen, después de experimentar una reacción de hipersensibilidad, propicia una rápida recidiva de los síntomas en cuestión de horas. Esta recurrencia de la reacción de hipersensibilidad puede ser más severa que en la presentación inicial, y puede incluir shock, e incluso la muerte. Los pacientes que desarrollan esta reacción de hipersensibilidad deben suspender la terapia con Ziagen, y nunca someterse nuevamente a un tratamiento con Ziagen, o con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Kivexa, Trizivir). Con poca frecuencia se han presentado comunicaciones de reacciones de hipersensibilidad posteriores a la reintroducción de la terapia con Ziagen, donde la interrupción fue precedida por un solo síntoma clave de hipersensibilidad (exantema, fiebre, malestar general/fatiga, un síntoma gastrointestinal o respiratorio). En muy raras ocasiones se han comunicado reacciones de hipersensibilidad en pacientes que han reiniciado la terapia y que no habían presentado anteriormente síntomas de alguna reacción de hipersensibilidad. En el caso de muchos de los otros efectos adversos comunicados, no es claro si se relacionan con Ziagen, con la amplia variedad de medicamentos utilizados en el tratamiento de la enfermedad ocasionada por el VIH, o si son el resultado del proceso patológico. Muchos de los efectos que se listan más adelante (náuseas, vómito, diarrea, fiebre, fatiga, exantema) ocurren comúnmente como parte de la hipersensibilidad a Ziagen. Por tanto, se debe evaluar cuidadosamente a los pacientes que presentan cualquiera de estos síntomas, para determinar la presencia de esta reacción de hipersensibilidad. Si se ha suspendido la terapia con Ziagen en pacientes por haber experimentado alguno de estos síntomas, y se toma la decisión de reiniciarla, esto sólo debe llevarse a cabo bajo supervisión médica directa (ver Advertencias). La mayoría de las reacciones adversas listadas a continuación no han sido limitantes del tratamiento. Para su clasificación se ha utilizado el siguiente convencionalismo: muy comunes (> 1/10), comunes (> 1/100, < 1/10), poco comunes (> 1/1000, < 1/100), raras (> 1/10000, < 1/1000) muy raras (< 1/10000). Datos de pruebas clínicas: Trastornos metabólicos y nutricionales: Común: anorexia. Trastornos del sistema nervioso: Común: cefalea. Trastornos gastrointestinales: Comunes: náuseas, vómito, diarrea. Trastornos generales: Comunes: fiebre, letargia, fatiga. En estudios clínicos controlados, las anormalidades de laboratorio relacionadas con el tratamiento con Ziagen no fueron comunes; asimismo, no se observaron diferencias en cuanto a incidencia, entre los pacientes tratados con Ziagen y los grupos control. Datos posteriores a la comercialización: Trastornos metabólicos y nutricionales: Común: hiperlactatemia. Raro: acidosis láctica (ver Advertencias). Redistribución/acumulación de grasa corporal (ver Advertencias): La incidencia de este evento depende de múltiples factores que incluyen la combinación particular de fármacos antirretrovirales. Trastornos gastrointestinales: Raro: se ha comunicado pancreatitis, pero es incierto que haya una relación causal con el tratamiento con Ziagen. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Común: exantema (sin síntomas sistémicos). Muy raros: eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica.
Contraindicaciones: Ziagen está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida al abacavir o a cualquiera de los ingredientes de la formulación. Ziagen está contraindicado en los pacientes con insuficiencia hepática moderada o severa.
Advertencias: Hipersensibilidad (ver Efectos Colaterales): En estudios clínicos, aproximadamente un 5% de los sujetos que recibieron Ziagen desarrolló alguna reacción de hipersensibilidad, la cual rara vez tuvo desenlaces fatales Descripción: La reacción de hipersensibilidad se caracteriza por la aparición de síntomas que indican afectación de múltiples órganos. La mayoría de los pacientes presenta fiebre o exantema, o ambas cosas, como parte del síndrome. Algunos de los otros síntomas de hipersensibilidad pueden incluir fatiga, malestar general, síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómito, diarrea o dolor abdominal, así como signos y síntomas respiratorios, como disnea, odinofagia, tos y hallazgos anormales en la radiografía de tórax (predominantemente infiltrados, que pueden ser localizados). Los síntomas de esta reacción de hipersensibilidad pueden presentarse en cualquier momento durante el tratamiento con Ziagen, pero usualmente se presentan dentro de las primeras 6 semanas de terapia. Los síntomas empeoran si se continúa con la terapia y pueden llegar a ser potencialmente mortales. Estos síntomas suelen resolverse al suspender la terapia con Ziagen. Conducta ante la aparición de una reacción de hipersensibilidad: Los pacientes que desarrollan signos o síntomas de hipersensibilidad deben contactar a su médico inmediatamente para recibir asesoría. Si se diagnostica alguna reacción de hipersensibilidad, debe suspenderse inmediatamente la terapia con Ziagen. Después de la ocurrencia de alguna reacción de hipersensibilidad, nunca debe reiniciarse la terapia con Ziagen, ni con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Kiivexa®, Trizivir®), ya que en cuestión de horas pueden volver a presentarse síntomas más severos, entre los cuales puede incluirse hipotensión potencialmente mortal e incluso la muerte. Para evitar una demora en el diagnóstico, y minimizar el riesgo de ocurrencia de alguna reacción de hipersensibilidad potencialmente mortal, debe suspenderse permanentemente la terapia con Ziagen si no es posible descartar una reacción de hipersensibilidad, aun cuando sea posible hacer otros diagnósticos (enfermedades respiratorias, cuadros similares a la gripe, gastroenteritis o reacciones a otros medicamentos). No debe reiniciarse la terapia con Ziagen, ni con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Kivexa, Trizivir), aun en los casos en que se produzca una recurrencia de los síntomas después de una nueva exposición a un medicamento o medicamentos alternativos. En el empaque de Ziagen se incluye una Tarjeta de Alerta con información para el paciente sobre esta reacción de hipersensibilidad. Consideraciones especiales después de una interrupción de la terapia con Ziagen: Si se ha suspendido la terapia con Ziagen y se tiene en mente volver a iniciarla, debe evaluarse la razón de la suspensión con el fin de asegurar que el paciente no haya presentado síntomas de alguna reacción de hipersensibilidad. Si no es posible descartar una reacción de hipersensibilidad, no debe reiniciarse la terapia con Ziagen, ni con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Kivexa, Trizivir). Con poca frecuencia se han presentado comunicaciones de reacciones de hipersensibilidad posteriores a la reintroducción de la terapia con Ziagen, donde la interrupción fue precedida por un solo síntoma clave de hipersensibilidad (exantema, fiebre, malestar general/fatiga, síntomas gastrointestinales o algún síntoma respiratorio). Si se decide reiniciar la terapia con Ziagen en estos pacientes, esto sólo debe llevarse a cabo bajo supervisión médica directa. En muy raras ocasiones se han comunicado reacciones de hipersensibilidad en pacientes que han reiniciado la terapia y que no habían presentado anteriormente síntomas de alguna reacción de hipersensibilidad. Si se decide reiniciar la terapia con Ziagen, esto sólo debe llevarse a cabo si el paciente, u otros, pueden acceder rápidamente a cuidados médicos. Factores de riesgo: Los análisis de los factores clínicos de riesgo de hipersensibilidad al abacavir han identificado sistemáticamente que el riesgo de los pacientes de raza negra representa aproximadamente la mitad del riesgo de otros grupos raciales combinados. Además, en estudios farmacogenéticos retrospectivos de control de casos, se ha identificado la existencia de un factor genético de riesgo ligado a la ocurrencia de hipersensibilidad al abacavir. La presencia del alelo HLA-B5701 fue más común en los pacientes que experimentaron una posible reacción de hipersensibilidad al abacavir, en comparación con los que no: Proporción de pacientes con el alelo HLA-B5701: Raza o grupo étnico comunicado de pacientes / Casos con posible hipersensibilidad / Controles sin hipersensibilidad: Caucásica / 222/244 (50%) / 11/486 (2%). Negra / 4/50 (8%) / 1/67 (2%). Hispana / 14/63 (22%) / 0/70 (0%). Esta asociación genética no ha sido evaluada en estudios clínicos prospectivos. El diagnóstico clínico de posible hipersensibilidad al abacavir sigue siendo la base de la toma de decisiones de carácter clínico. Por tanto, es importante suspender permanentemente la terapia con abacavir, y no volver a exponer al paciente a este fármaco, si no es posible descartar la existencia de hipersensibilidad, independientemente de la presencia o ausencia del alelo HLA-B5701.
Precauciones: Uso durante el embarazo y lactancia: Embarazo: No se ha establecido el uso seguro de Ziagen en el embarazo humano. El abacavir se ha asociado con hallazgos en los estudios de reproducción realizados en animales (ver Datos Preclínicos de Seguridad). Por tanto, la administración de Ziagen durante el embarazo sólo debe considerarse si el beneficio para la madre excede el posible riesgo para el feto. Se han producido comunicaciones de elevaciones transitorias leves en los niveles séricos de lactato, las cuales pueden deberse a una disfunción mitocondrial, en neonatos y lactantes expuestos, in utero o periparto, a NRTI. Se desconoce la relevancia clínica de las elevaciones transitorias en los niveles séricos de lactato. En muy raras ocasiones, también han surgido comunicaciones de retraso en el desarrollo, convulsiones y otras enfermedades neurológicas. Sin embargo, no se ha establecido relación causal alguna entre estos eventos y la exposición a NRTI, in utero o periparto. Estos hallazgos no afectan las recomendaciones actuales concernientes al uso de terapia antirretroviral en mujeres embarazadas para prevenir la transmisión vertical de VIH. Lactancia: El abacavir y sus metabolitos se secretan en la leche de ratas lactantes. Es de esperarse que también se secreten en la leche humana, aunque esto no se ha confirmado. No se dispone de datos sobre la seguridad de Ziagen cuando se administra a bebés menores de tres meses de edad. Algunos expertos en salud recomiendan que las madres infectadas con el VIH no amamanten a sus lactantes, bajo circunstancia alguna, con el fin de evitar la transmisión del VIH. Por tanto, se recomienda que las madres no amamanten a sus bebés mientras reciben tratamiento con Ziagen. Efectos en la habilidad para conducir y usar maquinarias: Actualmente no se tienen datos disponibles que sugieran que Ziagen afecta la habilidad para conducir u operar maquinarias.
Interacciones Medicamentosas: Con base en los resultados de los experimentos realizados in vitro y las vías metabólicas principales conocidas del abacavir, el potencial de interacciones medicamentosas que impliquen al abacavir es bajo. El abacavir no muestra potencial de inhibición del metabolismo mediado por la enzima 3A4 del citocromo P450. También se ha observado in vitro que no interactúa con aquellos fármacos metabolizados por las enzimas CYP3A4, CYP2C9 o CYP2D6. En estudios clínicos, no se ha observado inducción alguna del metabolismo hepático. Por tanto, existe poco potencial de que surjan interacciones medicamentosas con antirretrovirales inhibidores de la proteasa y otros fármacos metabolizados por enzimas importantes del P450. Los estudios clínicos han demostrado que no existen interacciones clínicamente significativas entre el abacavir, la zidovudina y la lamivudina. Potentes inductores enzimáticos como rifampicina, fenobarbitol y fenitoina pueden disminuir ligeramente las concentraciones plasmáticas de abacavir por su acción sobre las UDP-glucoroniltransferasa. Etanol: El metabolismo del abacavir se altera al usar etanol en forma concomitante, lo que da lugar a un aumento en el ABC del abacavir de aproximadamente un 41%. Debido al perfil de seguridad del abacavir, estos hallazgos no se consideran clínicamente significativos. El abacavir no tiene efecto alguno sobre el metabolismo del etanol. Metadona: En un estudio farmacocinético, la coadministración de 600 mg de Ziagen, dos veces al día, con metadona, mostró una reducción de 35% en la Cmáx de abacavir, así como una demora de 1 hora en el tmáx, pero el ABC permaneció inalterado. Los cambios en la farmacocinética del abacavir no se consideran clínicamente relevantes. En este estudio, el abacavir aumentó la depuración sistémica media de la metadona en un 22%. No se considera que este cambio sea clínicamente relevante para la mayoría de los pacientes, aunque en ocasiones puede requerirse una retitulación de la dosis de metadona.Retinoides: Los compuestos retinoides, como la isotretinoína, se eliminan a través de la alcohol deshidrogenasa. Es posible que se presente alguna interacción con el abacavir, pero no se ha estudiado.
Sobredosificación: En estudios clínicos, se han administrado dosis simples de hasta 1200 mg y dosis diarias de hasta 1800 mg, de abacavir, a pacientes. No se comunicaron efectos adversos inesperados. Se desconocen los efectos resultantes de la administración de dosis más altas.Si se produce una sobredosificación, se debe vigilar al paciente en cuanto a posibles indicios de toxicidad (ver Efectos Colaterales) y, asimismo, aplicar un tratamiento estándar de soporte, según sea necesario. Se desconoce si el abacavir puede eliminarse a través de diálisis peritoneal o hemodiálisis.
Incompatibilidades: No se conoce ninguna.
Conservación: Vida de anaquel: La fecha de caducidad se indica en el empaque. Precauciones especiales para su almacenamiento: No almacenar a temperaturas por arriba de 30 ºC.
Observaciones: Información esencial para el paciente: Los médicos deben asegurarse que los pacientes conozcan la siguiente información acerca de las reacciones de hipersensibilidad: los pacientes deben estar conscientes de la posibilidad de presentar alguna reacción de hipersensibilidad a Ziagen, la cual puede dar lugar a una reacción potencialmente mortal e incluso a la muerte. Los pacientes que desarrollan signos o síntomas posiblemente relacionados con alguna reacción de hipersensibilidad, deben contactar a su médico inmediatamente. Se debe recordar a aquellos pacientes hipersensibles a Ziagen que nunca deben tomar nuevamente Ziagen, ni cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Kivexa, Trizivir). Con el fin de evitar la reiniciación de la terapia con Ziagen, se debe pedir a los pacientes que han experimentado alguna reacción de hipersensibilidad que regresen a la farmacia la solución oral o las comprimidos de Ziagen restantes. Se debe aconsejar a los pacientes que han suspendido la terapia con Ziagen por cualquier razón, y en particular debido a posibles efectos adversos o enfermedades, que se pongan en contacto con su médico antes de reiniciar la terapia. Se debe recordar a cada paciente que lea el folleto de empaque que se incluye en la caja de Ziagen. Asimismo, se les debe recordar lo importante que es retirar la tarjeta de alerta que se incluye en el empaque y llevarla consigo en todo momento. Acidosis láctica/hepatomegalia severa con esteatosis: Se han comunicado casos de acidosis láctica y hepatomegalia severa con esteatosis, con inclusión de casos mortales, al usar antirretrovirales análogos de nucleósidos , ya sea solos o en combinación, incluyendo abacavir. La mayoría de estos casos ha tenido lugar en mujeres. Las manifestaciones clínicas que pueden indicar el desarrollo de acidosis láctica incluyen debilidad generalizada, anorexia y pérdida de peso súbita e inexplicable, así como síntomas gastrointestinales y síntomas respiratorios (disnea y taquipnea). Se debe tener precaución al administrar Ziagen a cualquier paciente, particularmente a los que presentan factores de riesgo para desarrollar hepatopatías. Se debe suspender el tratamiento con Ziagen en cualquier paciente que desarrolle hallazgos clínicos o de laboratorio que sugieran la presencia de acidosis láctica o hepatotoxicidad (que pueden incluir hepatomegalia y esteatosis, aún en ausencia de elevaciones muy notables en los niveles de transaminasas). Redistribución del tejido adiposo: En algunos pacientes que reciben terapia antirretroviral de combinación, se ha observado una redistribución/acumulación de grasa corporal, con inclusión de obesidad central, aumento de la grasa dorsocervical (joroba de búfalo), adelgazamiento periférico, adelgazamiento facial, crecimiento mamario, niveles elevados de lípidos séricos y glucosa sanguínea, ya sea por separado o conjuntamente (ver Efectos Colaterales). Aunque se ha asociado a todos los miembros de las clases de medicamentos inhibidores de la proteasa (PI, por sus siglas en inglés), e inhibidores nucleosídicos de la transcriptasa inversa (NRTI, por sus siglas en inglés), con uno o más de estos efectos adversos específicos, ligados a un síndrome general conocido comúnmente como lipodistrofia, los datos disponibles indican que existen diferencias en cuanto al riesgo entre los miembros individuales de las respectivas clases terapéuticas. Además, el síndrome de lipodistrofia tiene una etiología multifactorial; donde por ejemplo, la propia enfermedad ocasionada por el VIH, la edad avanzada y la duración del tratamiento antirretroviral, todos desempeñan papeles importantes, posiblemente sinérgicos. En la actualidad, se desconocen las consecuencias a largo plazo de estos efectos. El examen clínico debe incluir una evaluación de los signos físicos de la redistribución de grasa. Se debe considerar la medición de los niveles de lípidos séricos y glucosa sanguínea. Los trastornos lipídicos deben tratarse según sea clínicamente adecuado. Síndrome de reconstitución inmunológica: En aquellos pacientes infectados con el VIH, que presentan una deficiencia inmunitaria de grado severo al momento de iniciar la terapia antirretroviral (TAR), pueden presentar una reacción inflamatoria secundaria a infecciones oportunistas asintomáticas o residuales, que ocasionen serios trastornos clínicos o un agravamiento de los síntomas. Normalmente estas reacciones se observan dentro de las primeras semanas o meses posteriores a la iniciación de la TAR. Ejemplos importantes son la retinitis a citomegalovirus, infecciones micobacterianas generalizadas o focales, o ambas, así como neumonía ocasionada por cepas de Pneumocystis jiroveci (P. carinii). Debe evaluarse, sin demora alguna, cualquier síntoma inflamatorio que se presente y, cuando sea necesario, iniciarse un tratamiento. Infecciones oportunistas: Los pacientes que reciben Ziagen, o cualquier otra terapia antirretroviral, aún pueden desarrollar infecciones oportunistas y otras complicaciones de la infección ocasionada por el VIH. Por tanto, todos los pacientes deben permanecer bajo observación clínica cercana de médicos experimentados en el tratamiento de estas enfermedades asociadas con el VIH. Transmisión de la infección: Se debe advertir a los pacientes que no se ha probado que la terapia antirretroviral actual, incluyendo Ziagen, prevenga el riesgo de transmisión del VIH a otros sujetos a través del contacto sexual o contaminación de la sangre. Se deben seguir tomando precauciones adecuadas.
Presentaciones: Envase conteniendo 60 comprimidos. La información completa de prescripción puede ser solicitada a GlaxoSmithKline, Av. Andrés Bello 2687, Piso 19, Las Condes. Fono: 382 9000.